Película: (500) Days of Summer ?>

Película: (500) Days of Summer

Este post puede parecer un tanto retardado, pero es que recién ayer he logrado ver la película (500) Days of Summer. Me había topado en muchos blogs comentarios acerca de esta película y curiosamente la mayoría escritos por hombres… hombres criticando y recomendando una comedia romántica?! definitivamente tenía que verla.

Cada cierto tiempo aparece en los estrenos alguna película indie que conmueve a los espectadores y que de pronto, sin que uno se dé cuenta, todo el mundo habla de ella, todo el mundo se vuelve fanático y la comenta.
 En su momento fue Little Miss Sunshine, luego Juno, y ahora era el turno es de (500) Days of Summer. La película tiene todos los vicios del indie, pero también tiene algo que va más allá: una historia que por momentos duele. Una historia que, a pesar de ser representada en un mundo con banda sonora pop y colores (y protagonistas minos y onderos), en el fondo nace desde el dolor. El dolor que te produce el tener que aceptar que esa chica que pensaste que sería la mujer de tu vida, en verdad no lo era, y que toda ese cuento del destino era algo más complejo de lo que parece.
 Sí, ésta, como muchísimas otras, es una historia de un chico conoce a una chica, y la chica le rompe el corazón. No hay nada nuevo en ese asunto, exceptuando que esta vez el foco de la historia está centrado en él y en sus intentos por entender en qué momento muere todo.

Fueron 500 días en los que él tuvo a Summer en la cabeza, 500 días que duró, de alguna forma, la relación entre Tom y Summer. Y la película cuenta esto de forma saltada, visitando días importantes: el momento en que se conocen, la vez que van a un karaoke (momento notable) y él le canta una canción de los Pixies como si se fuera a acabar el mundo, los días juntos en casa de él, las caminatas, las canciones, las miradas cómplices… pero también se van mostrando, de forma muy sutil (y éste es uno de los aciertos de la película), las grietas que terminarán por explicar el fin de la historia de amor. Ciertos gestos de ella, miradas que no alcanzan la complicidad, silencios incómodos.

Hay un momento en que el debutante director Marc Webb decide dividir la pantalla en dos y muestra, por un lado, las expectativas de Tom y por otro la realidad. Esa división, que para algunos puede ser un molestoso gesto indie, me parece decidor: ésa es la historia de la película. Las expectativas de él y la realidad con la que choca. De eso habla (500) Days of Summer, de cómo, cuando nos enamoramos (o creemos enamorarnos), en el fondo estamos jugando en esa línea muy delgada que separa la realidad de las expectativas (falsas, casi siempre). Claro, las posibilidades de caer en la cursilería son muchísimas, y sí, la película entra en esos terrenos, pero finalmente Marc Webb sale airoso porque, como dije en un momento, la película está hecha desde el dolor de ese chico que no entiende por qué ella, por qué la bella Summer (interpretada por Zooey Deschanel!) no es la mujer de su vida.

Mientras se busca la respuesta a esta pregunta, vamos entendiendo que todo nació mal, que los hombres son torpes casi siempre, que las historias de amor están construidas de sutilezas, y que cuando esas sutilezas no existen, pues bueno, todo se termina y listo. La chica le rompe el corazón al chico, porque él no se dio cuenta de que, en realidad, la historia nunca había tenido sentido.

Spoiler (no leer si no han visto la película o pretenden verla): la conversación final es de lo más demoledor que he escuchado en mucho tiempo. Porque insisto, los clichés indie, la cursilería, el exceso de onderismo, la música pop, todo eso, puede hablar de los principios de un director que debuta, pero esta conversación final anula todo eso, porque lo que vemos es la verdad. No sé cómo explicarlo, pero es eso: Tom con el corazón roto, Summer con su vida hecha, y él que no entiende nada, que le pide una explicación, que le dice que cómo pasó que ella, que no quería ser la novia de alguien, ahora fuera la mujer de alguien. Y Summer le dice que un día lo supo. ¿Qué supiste?, le pregunta él. Lo que nunca supe contigo, responde ella. Y luego conversan un par de cosas más y él le dice que todo eso del destino es una estupidez. Y ella le dice que no, y le cuenta la historia de cómo conoció al marido, y que la única explicación era el destino. Lo que pasa, dice ella, es que conmigo te equivocaste. No era yo.

Luego viene un happy end que no convence mucho, pero esa última conversación sigue sonando mientras pasan los créditos, y la historia acaba…

Posts Relacionados:


Fatal error: Uncaught Exception: 12: REST API is deprecated for versions v2.1 and higher (12) thrown in /nfs/c03/h05/mnt/47293/domains/www.savitari.com/html/wp-content/plugins/seo-facebook-comments/facebook/base_facebook.php on line 1273