Así te tienes que alimentar y ejercitar para bajar de peso ?>

Así te tienes que alimentar y ejercitar para bajar de peso

Así tienes que alimentarte y ejercitarte para bajar de peso

Lo que propongo es que implementes los cambios que detallo a continuación por tan solo un mes. Esto te servirá para coger fuerzas y así olvidarte de las dietas. La idea es cambiar los hábitos alimenticios y aprender cómo debes alimentarte y ejercitarte. Aunque soy vegetariana, nombro proteínas provenientes de animales para que así puedas ajustar la pauta a tu estilo de vida.

Nuestra dieta está basada en harinas y carbohidratos. Antes se consumía principalmente el maíz, arroz, papa, plátano, trigo (no modificado), etc. Ahora son los cornflakes, panes, paquetes de papas fritas, azúcar, galletas, bebidas gaseosas (8 cucharaditas de azúcar), pasteles, etc.

Todas estas harinas y carbohidratos simples, producen el efecto de disparar en el cuerpo la señal de “almacenarlos como grasa”. Adicionalmente, producen alteraciones del azúcar en la sangre lo que hace que te sientas con hambre a las 2 horas y con humor impredecible, lo que te lleva a comer nuevamente y a seguir en el ciclo.

Muchos médicos y nutricionistas creen erróneamente que lo que produce la gordura es la grasa. Pero se equivocan, el enemigo es la harina de trigo, azúcares refinadas  y aceites vegetales que hoy están ocultos por todos lados.

Lo ideal es comer proteínas orgánicas como, pescado, pollo, mariscos, cerdo, vaca y cordero… granos altos en proteína como los porotos, garbanzos, lentejas y quinoa y además el huevo! La orden que el cuerpo percibe al comer proteína es “gastemos nuestra reserva de grasa”.

También los quesos, huevos y grasas naturales como la mantequilla y la grasa animal de buena calidad. Eso si aléjate de las grasas hechas por el hombre como son los aceites vegetales como el de maravilla, soya, girasol, canola, etc., con excepción el de oliva y el de coco que son tipos de grasa diferente.

Las harinas son tan difíciles de dejar que son una adicción, y para algunas personas empiezan a ejercer un poder de dependencia tan alto como la heroína. A tal punto que prefieren seguir gordas toda la vida… bueno, eso es cosa de cada quien.

Algunos tips:

  • Evita los 3 enemigos recién nombrados: trigo, azúcar y aceites vegetales.
  • Empieza el día con un vaso de agua tibia con el jugo de medio limón: activa el sistema digestivo, alcaliniza el organismo, purifica la sangre, estimula el metabolismo, elimina toxinas y limpia mucosidades.
  • Come hasta un 80% de tu capacidad.
  • No te excedas en el consumo de frutas y si vas a comer que sea en la mañana.
  • Nunca tomes agua justo antes o después de las comidas, esto entorpece la digestión.
  • Come según la estación y en lo posible orgánico: en verano privilegiar las verduras y frutas refrescantes propias de estos meses y en invierno darle prioridad a los alimentos más cálidos como cremas de verduras, legumbres, frutos secos.
  • Lee las etiquetas de los alimentos antes de echar al carro, para fijarse en no comprar  comidas con preservante, colorantes y aditivos químicos.
  • Comer despacio y masticar con conciencia lo que se está ingiriendo.
  • Reestablece tu flora intestinal con alimentos prebioticos: ajo, cebolla, alcachofa, cereales integrales, verduras de hojas verdes, algas; y probioticos como el kéfir, algunos quesos, el miso, natto, chucrut (el verdadero).
  • No sirve de nada fijarse en las calorías: 1200 calorías de comida chatarra es mucho peor que 2000 calorías de comida saludable como cereales integrales, legumbres, verduras, semillas, frutos secos, pescados y carnes orgánicas, frutas.
  • La mayoría de los alimentos denominados como “light” o “bajos en grasas” son comidas manipuladas con agregados sospechosos y/o carencias de nutrientes. Esto es solo marketing.
  • Prefiere las cocciones al horno, guisos, salteados, estofados, al vapor. Y elimina las frituras.
  • Escoge siempre sal de mar en vez de la típica sal de mesa (refinada yodada).

 

Hábitos de ejercicio:

Hay personas que el ejercicio más fuerte que hacen en todo el día es ir hasta el refrigerador… La mayoría de las horas están sentadas trabajando o instaladas en el sofá viendo televisión. Aunque no lo creas, lo que más engorda de las actividades sedentarias es sentarse a ver TV, a muchos deprime y predispone a comer más cantidad y más seguido. Te sugiero que pongas un aviso grande en la pantalla que diga PELIGRO.

La humanidad evolucionó durante millones de años, hasta llegar al presente, siendo cazadores y cazados. Es decir, que solo sobrevivían los que pasaban este examen de cazar y no ser cazados.

Nuestros genes están hechos para eso. Tú estás acá porque tus familiares supieron hacerlo bien durante milenios. Ahora si pones tu cuerpo, con ese diseño para cazador, y lo sientas 24 horas durante 40 años, ¿cómo crees que no te va a enfermar?

Nuestra cultura tiene varias taras entre ellas la tradición de repudio al trabajo pesado (solo lo hacían los miserables, los de la realeza nunca movieron un dedo, era denigrante para su nivel social) y al ejercicio.

Desafortunadamente para los sedentarios, si al cuerpo no se le ejercita vigorosamente, a menudo sufre los efectos del deterioro acelerado. Entonces empiezan a aparecer los síntomas de diferentes enfermedades degenerativas.

Contrario a lo que se ha practicado por los últimos 30 años, el ejercicio aeróbico como trotar por espacios largos de tiempo, tiene efectos que pueden ser perjudiciales para la salud. Acaso creen que algún cazador corrió tras su presa por 1 hora continuada?

El ejercicio aeróbico prolongado daña las articulaciones, el sistema cardiovascular y permite la acumulación de grasa. Me explico, cuando trotamos 45 minutos durante varios días a la semana, el cuerpo usa después de 20 minutos sus reservas de grasa… eso suena bien, pero luego para evitar perder toda su grasa, el cuerpo se acomoda a ese ritmo de trabajo ACUMULANDO rápidamente nueva grasa y así estar preparados para la próxima sesión de ejercicio. Por eso es importante no sobre-entrenarse y tomar los descansos adecuados.

En definitiva, nos volvemos eficientes en acumular grasa. Además nos da un hambre loca después del ejercicio. Para que no ocurra esta sensación de ansiedad, hay que saber alimentarse muy bien antes y después del ejercicio.

Por otro lado el ejercicio anaeróbico, es un ejercicio rápido en dónde consumimos todo nuestro oxígeno en poco tiempo, y tiene el efecto contrario.

Acá el cuerpo no consume grasa sino la glucosa que hay almacenada en los músculos, de tal manera que después del ejercicio el cuerpo CONSUME SU PROPIA grasa para prepararse para la próxima sesión. El tipo ejercicio anaeróbico es el del velocista de 100 mts planos, en el cual hay un déficit de oxígeno que debe ser remplazado después de la carrera, y por eso queda la respiración muy agitada.

Ahora, cualquiera que haya estado en el sofá durante 40 años no puede empezar a hacer sprints de repente porque puede quedar en el ensayo. Debe prepararse durante algún tiempo y al menor signo de dolor, ya sea en el pecho o en las extremidades, suspenderlo.

Las sesiones deben ser de 15 ó 20 minutos máximo, con un calentamiento de 3 minutos. Luego puede empezar por hacer carreras rápidas de 20-30 segundos, seguidas por una caminada hasta que vuelva la respiración (2 ó 3 minutos), después una nueva carrera rápida de 20 segundos y así sucesivamente hasta completar 6-10 acelerones. O sea, un trabajo de intervalos.

Y no más de 20 minutos, ¿quien no tiene 20 min. día por medio?. Con 3 ó 4 de estas sesiones en la semana, verás como mejora tu salud física y mental.

 

Fuente: Omega 3 fish oil wonders

Posts Relacionados:


Fatal error: Uncaught Exception: 12: REST API is deprecated for versions v2.1 and higher (12) thrown in /nfs/c03/h05/mnt/47293/domains/www.savitari.com/html/wp-content/plugins/seo-facebook-comments/facebook/base_facebook.php on line 1273