All posts in lugares/viajes

Recárgate de energías en el nuevo Laguz SPA & Wellness de Rosa Agustina

Recárgate de energías en el nuevo Laguz SPA & Wellness de Rosa Agustina

Laguz SPA & Wellness nace de la fusión de los más importantes elementos de la cultura de Oriente y Occidente, todo reunido en un lugar mágico donde la energía de la tierra se manifiesta en cada tratamiento, terapias e instalaciones. Laguz apunta a la búsqueda del bienestar del cuerpo y el alma en un entorno natural de belleza y confort.

Este spa es parte de Rosa Agustina Conference Resort, que queda en Olmué, pleno valle central de Chile a los pies del Parque Nacional La Campana, reserva mundial de la biosfera, que cruza el corredor energético de la Cordillera de Los Andes, a tan solo 80 kms de Santiago.

El lugar es muy lindo y transmite mucha paz y tranquilidad! El área de bienestar de Laguz cuenta con cinco espectaculares cabinas diseñadas bajo el concepto de los elementos del Feng Shui: Tierra, Agua, Metal, Fuego y Madera, espacios ideales para satisfacer las necesidades de reconfortar el cuerpo y espíritu a través de los más exclusivos tratamientos y terapias como Shiatsu, Masaje Tailandés, Masaje Tuina, Reflexología, Masajes Nórdicos, Descontracturante, entre otros.

Laguz además se inspiró en los ancestrales rituales de baños romanos para crear un espacio único con una gran piscina climatizada exclusiva para adultos y otra para niños. Además del sector de Pozos de Agua, un circuito de pozones de agua que tienen por característica distintos niveles de profundidad, color de sus luces, y de temperatura.

Continua leyendo →

Comiendo al aire libre

Comiendo al aire libre

Una hermosa casa rural inglesa vista en la revista Vogue. Me imagino en este lugar a mediados de verano, compartiendo una comida con familia y amigos.

Image: Vogue.com // fotografía por François Halard

Dónde voy?

Dónde voy?

Dónde voy? Algunos de ellos ya los he recorrido… entre los destinos restantes, escogería Tokyo!

Continua leyendo →

Mi viaje a China (parte 4): Beijing

Mi viaje a China (parte 4): Beijing

Luego de Huangshan, llegamos a la última ciudad del itinerario. Empezamos Beijing visitando Tian’anmen Square y Forbidden City, que es Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO desde 1961 y hogar de los emperadores de las últimas dinastías. Su construcción se inició en 1406 y concluyó en 1420… solo tardó 16 años en construirse. Fue el hogar de 24 emperadores hasta 1911 que fue cuando los revolucionarios derrocaron al régimen de la última dinastía feudal de China.

Es un lugar inmenso y llenísimo de turistas, sobre todo chinos. Me vuelve a impresionar el tremendo número de turistas chinos que viajan a nivel nacional. La Ciudad Prohibida es la mayor ciudad imperial y la mejor conservada de China y supuestamente el mayor recinto construido del mundo: 720.000 m2, unos 70 campos de fútbol, para que se hagan una idea. Estuvimos caminando casi toda la mañana: de sur a norte, mide ocho kilómetros de largo.

Lo que hicimos fue simplemente avanzar por el camino central de toda la Ciudad Prohibida, que está hecho de piedra o mármol blanco, quedando así destacado del resto del suelo de todo el recinto. Este camino estaba reservado únicamente al emperador. Los tejados dorados eran preciosos. El amarillo o el dorado eran los colores del emperador, sólo podía usarlos él, por eso son los únicos tejados de la época de ese color (y creo que no he visto ningún otro). Las paredes y las columnas son de color rojo, símbolo de la felicidad. Por todas partes hay dragones, el símbolo del emperador, y fénix, el símbolo de la emperatriz, siempre este último por debajo del primero.

El detalle de los animales mitológicos en las esquinas de los tejados me llamó la atención. Sirven para proteger al emperador. Sólo su palacio tiene once de estos animales, el resto de los tejados tiene menos animales, pero nunca menos de cinco. El nueve es el número de la fortuna y lo representan en muchos lugares: las puertas tienen nueve filas de nueve clavos cada una, las nueve plantas de los templos, etc. Los dragones también están relacionados con ese número: tienen nueve atributos y suelen tener 117 escamas: 81 (9×9) masculinas y 36 (9×4) femeninas.

Continua leyendo →

Mi viaje a China (parte 3): Huangshan

Mi viaje a China (parte 3): Huangshan

Luego de Xi’an y sus Guerreros de Terracota, llegamos a Huangshan (Tunxi) con muchas ganas de ver las Yellow Mountain y las aldeas alrededor. En el aeropuerto nos recogió nuestro próximo guía Jerry y destinamos ese medio día a pasear por una preciosa calle antigua ubicada en el centro de la ciudad. Esta calle tiene varias tiendas de antigüedades, galerías, restaurantes, casas de té y farmacias. Tanto las tiendas como las casas ubicadas en los segundos pisos, mantienen las características y estilo que tenían en la antigüedad y con las que fueron construidas. Y más interesante aún, es que se puede ver como continúan utilizando los mismo métodos de producción y de operación que en los tiempos pasados.

Entramos a una reconocida casa de té donde nos hicieron una variada y completa cata (verde, pu’er, oolong, negro y jazmín). Me encantó! ahí nos contaron que Huangshan es una ciudad con gran reputación por la calidad de sus té y que muchos chinos viajan hasta aquí a comprar para el consumo de todo el año. En la cata nos enseñaron la temperatura adecuada del agua para cada tipo de té, luego como se debe servir y tomar… es todo un ritual. Después nos explicaron como reconocer las hojas de té de buena calidad de las no tanto y ahí fue cuando nos quisieron vender unas cajas de té bien bonitas pero extremadamente caras. Me sentí un poco presionada a comprar, pero al final y en un descuido, escapamos del lugar :)

Mientras recorríamos la calle se puso a llover torrencialmente, así que tuvimos que comprar unos chubasqueros de plástico y así empapadísimos llegamos a un restaurant. Comimos un montón y muy rico, y todo por 50 yuan, unos $3.800 pesos (8 dólares).

Terminamos de comer y derecho al hotel. Al día siguiente partiríamos a una expedición a la montaña donde pasaríamos la noche, por lo que debíamos armar nuestras mochilas con el menor peso posible.

Bien temprano pasó Jerry a buscarnos para partir a las tan famosas Yellow Mountain. Nada más bajarnos del bus urbano que nos llevó a los pies de la escalada, comenzamos a subir los miles de escalones para llegar al hotel en la cima de la montaña. Ya una vez alcanzada la esplanada que precede el hotel, quedamos un poco aturdidos con la marea de chinos: gente de pie, gente sentada, gente andando, gente corriendo, gente comiendo comidas muy aromáticas, gente montando carpas una pegada a la otra, gente gritando y gente en todas las actitudes y posiciones imaginables nos rodeaba. Inmenso era el caos… pero más sorprendente aún era mirar alrededor y darse cuenta que estábamos en medio de las Yellow Mountain; un espectáculo visual para mi nunca antes visto! Jerry nos contaba que precisamente aquí es donde se James Cameron se inspiró para crear las montañas flotantes de Pandora en la película Avatar. Lejos lo más precioso que he presenciado.

Turistas extranjeros nos habían muchos, la mayoría eran nacionales. Me sorprendió mucho como están todos bien organizados; cada guía anda con un megáfono para transmitir (o más bien gritar a todo pulmón) la información a su grupo, los cuales van con su gorrito distintivo para no confundirse con los otros 300 grupos de turistas chinos.

Continua leyendo →

Mi viaje a China (parte 2): Xi’an

Mi viaje a China (parte 2): Xi'an

Luego de Yangshuo llegamos a Xi’an! En el aeropuerto nos recogió nuestra guía turística Ambrosia, la que inmediatamente nos llevó a recorrer la ciudad. Andar con guía en algunas ciudades en un gran acierto, ya que se vuelven mucho más eficientes los recorridos, cuando se tiene solo uno o dos días para visitar la ciudad.

Estrujamos a la guía con preguntas y ella feliz no paró de hablar durante los 30 kilómetros de viajamos en la van que nos llevó al lugar donde se encuentran los Guerreros.

Con ella aprendimos que Xi’an era la antigua capital de China al ser el punto de inicio y final de la ruta de la seda. Xi’an es una ciudad bastante grande, aunque no tanto como Beijing.

Lo primero que hicimos fue almorzar en una de las casas en las afueras del recinto de los guerreros. Recién eran las 11:00 am y Ambrosia se volvió loca ordenando comida en el restaurante. Pidió como 10 platos diferentes, todos bien contundentes… estaban tan ricos que terminamos comiéndonos todo!

Ya extremadamente satisfechos tomamos rumbo a los Guerreros de Terracota. Es impresionante la cantidad de guerreros que hay, en total 7.000 y todos con las caras diferentes, no hay ninguno que se repita. La primera sala, la más impresionante, tiene alrededor de 6.000 guerreros. Fue descubierta en 1974 por unos campesinos que estaban excavando en el suelo en busca de agua. Estuvieron un año entero sin hablar de lo que habían descubierto porque pensaban que lo que habían encontrado eran fantasmas que habían ido al infierno. Hay que tener en cuenta que eran gente sin educación, quienes creían que los buenos iban al cielo y los malos, bajo tierra, al infierno.

Para entender un poco más, Ambrosia nos llevó a ver un documental con la historia de los guerreros. El lugar estaba lleno de turistas y nadie prestaba mucha atención… y es que era un poco lenta y larga la película.

En una especie de tienda comercial que hay en el recinto (donde les sacan los ojos a los turistas con los precios desorbitados de las cosas), vimos al único de los campesinos que sigue con vida. El granjero estaba tras un escritorio muy desganado firmando libros, que la gente previamente tenía que comprar, y obvio tuvimos que adquirir uno por 180 yuan (unos 14.000 pesos). Ambrosia nos cuenta que al iletrado campesino le tuvieron que enseñar como escribir su nombre para que asista a este recinto a firmar. Y según dicen, el gobierno apenas le paga 1.000 yuan ($77.000 pesos chilenos).

Continua leyendo →

Mi viaje a China (parte 1): Yangshuo

Mi viaje a China: Yangshuo

Mi viaje a China resultó espectacular!! y aunque algo cansada, he quedado encantada con tanta majestuosidad. La idea de este post era dar una pasada general de los lugares donde estuve, pero como verán ya me fui emocionando y se alargó un poco más de lo que pensaba, así que lo tuve que dividir en cuatro partes :)

En cuanto salimos del aeropuerto nos esperaba un taxista que nos llevaría al primer hotel. El camino fue de una hora aprox. y con mi cara pegada a la ventana del auto, lo primero que me llamó la atención fue la arquitectura tan típicamente china. Todas las casas son bien parecidas y siguen la misma linea, con tejados arqueados y llenas de preciosos detalles.

Lo primero fue llegar al hotel a dejar las maletas y refrescarnos un poco. El “Yangshuo Village Inn” era una casa antigua que remodelaron para poder recibir huéspedes. La atención fue muy personalizada en todo momento, lo que nos hizo sentirnos muy a gusto.

El viaje en avión había sido muy largo y como de costumbre no dormí nada. Pero debíamos mantenernos en pie para así regular el sueño. Aprovechamos ese día de caminar por el pueblo y visitar la Silver Cave, que es una cueva con extraordinarias formaciones de estalactitas y estalagmitas, que se pueden tocar sin ningún tipo de restricción. Lo único que no me gustó fue que las luces de colores que utilizaban para iluminar la cueva, me parecieron un poco estridentes.

Yangshuo es un pueblito al interior de Guilin, donde más allá de turistas extranjeros, uno encuentra campesinos y pescadores muy pobres que sobreviven gracias a lo que la tierra o el río les proporciona. Pese a esto, sorprende los felices y alegres que son.

Al día siguiente y después de desayunar, arrendamos unas bicicletas para visitar los arrozales y dar vueltas por el pueblo. El clima estaba perfecto, así que decidimos ir al Moon Hill. Nada más llegar nos asaltaron varias mujeres intentando que les contratemos como guías para subir la montaña o al menos para que les compremos algún refresco o postal. La verdad que no hace falta, así que luego de leer un cartel que nos informa que debemos subir 900 peldaños, respiramos profundo y partimos. La Moon Hill es una espectacular montaña con un hueco de 50 metros de altura en su interior y lleno de estalactitas. Desde la cima se puede disfrutar la maravillosa vista de toda la zona de Yangshuo llena de estas Karst Mountains.

Continua leyendo →

¡Me voy de viaje!

¡Me voy de viaje!

Y finalmente llegó el día en que me voy de vacaciones a China!!

Ya me voy en unas horas más al aeropuerto… por lo que el blog quedará un poco desprovisto de nuevos post hasta mi regreso. De más está relatar lo entusiasmada que estoy por comenzar esta experiencia.

Claramente me llevo mi cámara fotográfica, así que una vez regrese postearé muchos foto-relato.

El gobierno chino tiene bloqueado Facebook, Twitter, Flickr, YouTube y hasta Google+ (que no sé quien lo ocupará). Los motivos?? la censura existente en el país se debe al miedo del gobierno a no poder controlar las redes sociales extranjeras, a lo que se dice, lo que se hace y los movimientos o revueltas que podrían derivar de las mismas.

Sin embargo, una amiga china me ha contado que con una dirección VPN puedo acceder a las redes sociales prohibidas. Rápidamente me conseguí una!! así que a quien le interese podrá leer y seguir mi viaje en mi cuenta de Twitter.

“Hay mucha diferencia entre viajar para ver países y para ver pueblos”. ~Jean Jacques Rousseau

Reñaca

El nombre de este balneario costero, quiere decir agua de pozo en mapudungún, y aunque pertenece al Municipio de Viña del Mar, ya se ha formado algo así como una ciudad paralela llena de servicios para los turistas, que en época de estío es invadida de extranjeros y nacionales.

Reñaca es la playa con el mayor acontecer veraniego de todo el litoral central, por eso es que antes que se asome el verano, decidimos escaparnos de Santiago para pasar unos días en la playa.

Hicimos caminatas por la orilla de la playa, recorrimos la ruta costera, me ejercité a los pies de la ola, probamos unos crepes vegetarianos y una infinidad de infusiones, vimos la puesta de sol en la punta de un mirador, se nos ocurrieron unas ideas muy reveladoras, visitamos el Mall (oops), nos levantamos y acostamos con una imponente vista de la costa, y lo más importante de todo, disfrutamos como enanos los poquitos días que pasamos.

Entre árboles

A veces me gustaría tener un lugar retirado todo para mí, en el que pudiera apartarme, meditar y realizar mis prácticas de yoga. A decir verdad, ya tengo un espacio maravilloso en mi departamento que me permite todo esto y más… pero esta casa en el árbol, en pleno contacto con la naturaleza, lo haría muy agradable.