Compasión ?>

Compasión

Buda CompasiónEstabamos conversando de la mala memoria que hoy en día tienen los jóvenes… y que ésta se podría originar en consecuencia del egoísmo que los adolescentes tienen hacia los otros. Entonces no es que padezcan mala memoria, es que como están centrados en sí mismos, no sienten compasión por el resto y todo lo olvidan… así fue que llegué a la palabra Compasión y el mal significado que se le acostumbra a dar cuando se traduce del inglés Compassion.

En textos orientados a la espiritualidad -como el pensamiento tibetano- la palabra compasión es nombrada una y otra vez como algo que todos debemos aprender en nuestro camino de crecimiento; y es muy importante tener clara la distinción entre compasión, lástima y empatía.

La palabra compasión es utilizada y entendida mayormente como un sentir lástima por el otro… generando culpas e induciendo a la pobreza de sentimientos. La lástima tiene sus raíces en el miedo y es una sensación de arrogancia y condescendencia, a veces incluso en una complacida sensación de «me alegro de no ser yo».

Tampoco debe confundirse con la empatía, que es ponerse en el lugar del otro.

En el budismo se ve la compasión como un sentimiento mucho más noble y grandioso que la lástima y la empatía… es el deseo de que los demás estén libres de sufrimiento. Según “El arte de la Compasión” del Dalai Lama, podemos distinguir 3 niveles de sufrimientos:

1. Si deseamos tener un corazón compasivo, debemos empezar por tener sentimientos de empatía y proximidad hacia los demás… entonces al estar cerca de la persona en su desdicha, nos resultará insoportable verla sufrir. Cuando hablo de cercanía no me refiero a una proximidad física, ni tampoco emocional. Es un sentimiento de responsabilidad, de preocupación por esa persona en su mal momento.

Todos simpatizamos de forma espontánea con alguien que está pasando por el sufrimiento evidente asociado a una dolorosa enfermedad o a la pérdida de un ser querido y resulta más dificil sentir compasión por los otros niveles de sufrimientos

2. Un segundo nivel de compasión es por aquellos que experimentan situaciones placenteras tales como disfrutar de la fama o la riqueza en desmedida. Se trata de otro tipo muy distinto de sufrimiento, porque cuando vemos que alguien alcanza el éxito mundano, sabemos que un día ese estado acabará y esa persona deberá enfrentarse al disgusto asociado a toda pérdida. Nuestra reacción más habitual suele ser la admiración y a veces incluso la envidia. Pero si se llega a comprender de verdad la naturaleza del sufrimiento, reconoceríamos que esas experiencias de fama y riqueza son temporales y portadoras de un placer fugaz que se esfumará y dejará al afectado sumido en el sufrimiento.

3. Existe también un tercer nivel de sufrimiento, aún más profundo y más sutil, que experimentamos constantemente, como consecuencia del carácter cíclico de nuestra existencia. El hecho de estar bajo el control de emociones y pensamientos negativos está en la misma naturaleza de esa existencia; mientras sigamos bajo su yugo, vivir es ya una forma de sufrimiento. Este nivel de sufrimiento impregna todas nuestras vidas, condenándonos a girar una y otra vez en círculos viciosos llenos de emociones negativas y acciones no-virtuosas. Sin embargo, esta forma de sufrimiento resulta difícil de reconocer, pues no se trata del estado de desdicha evidente implícito en el sufrimiento del sufrimiento, ni lo opuesto a la fortuna o al bienestar, como apreciábamos en el sufrimiento del cambio. Este tercer tipo de sufrimiento, sin embargo, alcanza un nivel más profundo y se extiende a todos los aspectos de la vida.

Posts Relacionados:


Fatal error: Uncaught Exception: 12: REST API is deprecated for versions v2.1 and higher (12) thrown in /nfs/c03/h05/mnt/47293/domains/www.savitari.com/html/wp-content/plugins/seo-facebook-comments/facebook/base_facebook.php on line 1273