El mito de la catarsis ?>

El mito de la catarsis

Encontré un artículo muy interesante acerca de la falacia de la catarsis… y es que el “liberar la ira” es uno de los conceptos sociales más arraigados que tenemos y no nos damos cuenta que el moldear el cerebro según la comprensión, podría resultar mucho más efectivo y mejor, que simplemente enfurecernos y alegar.

Freud planteaba la “catarsis” como método para reducir la agresión y validarla como terapia para “vaciar los depósitos emocionales”, ya que se trataría de un instinto básico para la adaptación humana.

Actualmente, la ciencia ha rechazado muchos mitos sobre la naturaleza instintiva de la agresividad en el hombre, y se sabe ahora que no es ni ineludible ni necesaria. Además, con frecuencia las personas agresivas utilizan la teoría de que “la frustración conduce a la agresión” para justificar y excusar su ira considerándola algo “saludable”. Las mejores victorias se logran sin la presencia de la ira. La evidencia científica actual sobre la ira indica que esta emoción es básicamente una cuestión de elección. Está determinada por pensamientos y creencias, mucho más que por su bioquímica o por la herencia genética. Airear la ira raramente reporta a algún alivio real. Más bien conduce a más ira, tensión y excitación.

Bueno, aquí va el artículo:

Un encontronazo con un peatón (siendo automovilista) o un encontronazo con un automovilista (siendo peatón), normalmente generan una reacción de emociones que tienden a liberarse mediante los más populosos insultos verbales. No hacerlo de este modo, y guardar la ira dentro del corazón en vez de exteriorizarla, es una de las cosas menos saludables que el humano pudiera hacer en casos como estos ¿cierto? Según Dolf Zillman, Dianne Tice, y una escuadra de los más reconocidos estudiosos de nuestra psique, tal afirmación es una de las falsas creencias populares que más a repercutido en nuestra modernidad. “La gente suele pensar que la ira es ingobernable y que, en todo caso, no debiera ser controlada o que una descarga «catártica» puede ser sumamente liberadora” dice el r. Daniel Goleman , pionero en el concepto de “inteligencia emocional”.

En su célebre best seller “Inteligencia Emocional: por que es más importante que el coeficiente intelectual”, Goleman afirma que “Cuantas más vueltas demos a los motivos que nos llevan al enojo, más «buenas razones» y más justificaciones encontraremos para seguir enfadados”. Por su parte, la Dr. Dianne Tice, de la Universidad de Princeton, Estados Unidos, asegura que “el enfado es la más seductora de las emociones negativas porque el monólogo interno que lo alienta proporciona argumentos convincentes para justificar el hecho de poder descargarlo sobre alguien”.

La creencia social (o “superstición” en palabras de Goleman) de que ante un ataque de ira lo más saludable es “sacarlo todo” a relucir, podría tener su origen en el concepto de “catarsis emocional” tan afincado por los profesionales del psicoanálisis primitivo como el medio para solucionar estados negativos de la mente. Sin embargo, según el Dr. Dolf Zillman de la Universidad de Pensilvania, Estados Unidos, ya en los años cincuenta existían estudios serios que indicaban que la catarsis emocional de la furia servía poco o nada en la resolución de tal estado. De hecho, según los estudios de Dianne Tice, “el hecho de expresar abiertamente el enfado constituye una de las peores maneras de tratar de aplacarlo, porque los arranques de ira incrementan necesariamente la excitación emocional del cerebro y hacen que la persona se sienta todavía más irritada”.

Pero la solución al problema de la ira no suele ser tan simple como tragarse el odio por el prójimo cuando un distraído se infiltra en la cola de pagos, o cuando ese chofer de ómnibus arranca y frena cual transportista de ganado. El correcto dominio de nuestras emociones puede ser entrenado hasta el grado en que cualquier atisbo de enfado pueda disiparse con un pensamiento, en lugar de formar un círculo de alimentación negativa sobre la situación. “Parece mucho más eficaz en suma” dice Goleman “que la persona comience tratando de calmarse y que posteriormente, de un modo más asertivo y constructivo, entable un diálogo para tratar de resolver el problema”.

Fuente: La Gran Epoca

Gracias Whimsy por la ilustración

Author: Yasmin

Para más recetas y datos sígueme en mi Instagram :)

Mi nombre es Yasmin Rebolledo, estudié Ingeniería Comercial + MBA, y luego hice el curso de instructora de yoga. Desde que tengo uso de razón que he estado ligada al deporte y actividad física. Pero no fue hasta que me metí en el mundo del yoga que realmente me interesé en profundidad en el tema de la comida y la nutrición, y la inmensa conexión que existe entre el bienestar físico y mental. Y es que la unión de estos factores logran que llevemos una vida con mayor energía, alegría y paz.

Posts Relacionados:

Comments

comments

4 thoughts on “El mito de la catarsis

  1. Airstoteles decía: “Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo.”

    Tanto tiempo que sabemos estas cosas y sin embargo, todavía en nuestra época seguimos perdiendo los estribos. Desde luego, hay que concluir que la humanidad ha estado ocupada en otros asuntos.

    Muy interesante el artículo y gracias por el enlace a periódico digital “la gran época”, no lo conocía.
    Saludos.

  2. buen el articulo !

    catarsis, tambien tiene otro significado y forma, no asociado con la expresion de la ira, sino con la pasion, experiencia y sentimientos :

    “Una catarsis o experiencia catártica, es una experiencia interior purificadora, de gran significado interior, provocada por un estímulo externo. Proviene del término griego Κάθαρσις, katarsis o katharsis que significa purga o purificación”

    “Es una bella palabra que, tomada de la medicina, la puso en circulación Aristóteles con el significado ético-estético que actualmente tiene. El principio aristotélico de la catarsis viene a decir que la tragedia (la representación teatral) es muy útil porque los espectadores ven proyectadas en los actores sus bajas pasiones y sobre todo porque asisten al castigo que éstas merecen; de esta manera se produce en ellos un efecto purificador. Los espectadores mediante la contemplación de la tragedia y mediante su participación anímica en la misma, someten su espíritu a profundas conmociones que sirven para purgarlo. Cuando salen de participar en el duro castigo que el destino, y ellos con él, han infligido a los malvados, sienten su alma más limpia. Se sienten mejores ciudadanos. Esa es la virtualidad catártica que atribuyó Aristóteles a la tragedia.

    KaqarsiV (kazársis) tenía dos niveles de significación: el físico-médico y el moral. En el plano físico significaba purificación, purga y poda; también llamaban catarsis a la regla. En el plano moral llamaban catarsis a la satisfacción o descanso por el cumplimiento del deber y a los ritos de purificación de los que se iniciaban en los misterios. Procede esta palabra de kaqaroV (kazarós), que significa limpio (de aquí derivará la palabra “cátaro”). KaqaroV kata to swma kai kata thn yuchn (kazarós katá to sóma kái katá tén psyjén), que decía Platón. Limpio de cuerpo y alma; la purificación se hacía mediante sacrificios lustrales. Kaqarma (kázarma) era la impureza, aquello que debía ser purificado, y lógicamente acabó llamándose así a la víctima que se sacrificaba para limpiar a alguien de sus pecados o impurezas. Los tres grandes elementos purificadores eran el agua, el fuego y la sangre. El más eficaz de todos, este último. Kaqarmon thV cwrhV poieisqai tina (kazarmón tés jóres poiéiszai tína) era sacrificar a alguien como víctima propiciatoria por el país. “

  3. es cierto. enojarse nos enoja mas, hay que buscar formas funcionales de canalizar la ira, mediante el manejo del pensamiento, como se postula en la psicología cognitva.

    Freud, adorado por un par de paises (dentro de ellos, chile) estaba equivocado respecto a su vision de la patología. Es cierto que él acuñó el termino “psicoterapia”, pero todo lo demas fue uninvento, o una explicación no cientifica acerca de ciertos hechos. Lo curioso es que, a pesar de que se conoce que el pscoanalisis es errado, todo el mundo lo maneja, como una especie de sabiduría popular. de ahi que se crea que la ira no se maneja, sino que se debe expulsar. creo que debe haber un termino medio: un manejo funcional de la ira, asertivo.

    saludos

  4. Cuando escucho la palabra “catarsis” inevitablemente me acuerdo de las meditaciones de Osho. Has hecho alguna? cumplen absolutamente el objetivo de catarsear siempre y cuando dejes el ego a un lado y entres y te entregues a la meditación.
    Saludos… y qué tal la pierna, se recuperó?

Leave a Reply