Frosting de Queso Crema ?>

Frosting de Queso Crema

Me encanta porque lo puedes usar en mil recetas básicas! Para rellenar, decorar y hacerlo distinto combinando con muchos sabores diferentes: vainilla, limón, chocolate negro… Y así lograrás llevar tu postre o snack a otro nivel. Porque un buen carrot cake es exquisito, pero queda muuucho más apetecible con un irresistible y provocativo frosting/glaseado, o encima de unos cupcakes!

Tan solo lleva un puñado de ingredientes que se baten hasta que quede suave, sedoso y cremoso. Y lo tienes listo en menos de 10 minutos!

Los ingredientes son queso crema, mantequilla y azúcar flor (o glas, o impalpable como le llames), además de los saborizantes opcionales de tu elección: vainilla, cacao, jugo o ralladura de limón… o como probé hoy con un poco que me quedó del frosting blanco, agregándole té verde matcha, que lo deja de un verde fascinante. Me lo imagino sobre mi “banana bread con chocolate y zapallito italiano” que subí en mi instagram @minrebolledo, por si te quieres dar una vuelta.

Los ingredientes básicos:
– Es importante elegir un queso crema consistente, como el famoso Philadelphia. Hay otros que son muy suaves y será difícil lograr un buen resultado.
– Para la mantequilla, cualquiera puede funcionar, con y sin sal. Yo prefiero sin sal y agregar sal a mi gusto. Y me fijo que sea de color más claro, para que el frosting quede más blanco que amarillo.
– En cuanto al azúcar, tiene que ser bien fina, tipo azúcar flor, lo más polvo posible. Estoy tentada de probar con algún endulzante tipo alulosa o eritritol.

He probado muchas proporciones diferentes de estos ingredientes, y la que más me agrada es: una parte de mantequilla, dos partes de queso crema y tres partes de azúcar, todo en volumen: es decir, 1/2 taza mantequilla, 1 taza queso crema y 2 tazas azúcar en polvo + una pizca de sal y vainilla, y a veces un poco de limón.

La mayoría de los frostings piden 3, 4 ó 5 tazas de azúcar para estas cantidades de mantequilla y queso crema, pero prefiero un glaseado de queso crema no taaan dulce. Aunque la decisión final de la cantidad de azúcar a añadir, la tomó según el postre en el que lo vaya a usar. Puedes añadir + azúcar si eres dulzón/a.

  • Tips:
    Asegúrate que tu mantequilla y queso crema estén a temperatura ambiente. Si están muy fríos te quedarán trocitos, como si se rompiera, no emulsionarán. Y muy calientes, quedará muy líquido, sin consistencia. Para ablandar la mantequilla y queso crema más rápido, córtalos en trozos de unos 3 cm. y ponlos en un bowl forrado con papel mantequilla y déjelos a temperatura ambiente 30-60 minutos.
  • Puedes ocupar batidora de mesa o de mano eléctrica, o aplicar la fuerza de tu brazo
  • Cómo arreglarlo: Si el glaseado se ve un poco roto al terminarlo, quizás los ingredientes estaban muy fríos. Deja que el bowl con los ingredientes se calienten un rato y luego bate de nuevo para ver si se juntan. Y si lo ves muy líquido, agrega más azúcar flor tamizada de a 1 cda. a la vez. Si te empieza a quedar muy dulce, agrega un poco de jugo limón para contrarrestar.

Vamos con la receta!

INGREDIENTES:

• 1/2 taza (115 g) mantequilla, a temperatura ambiente
• 1 taza (227 g) queso crema, a temperatura ambiente
• 2 tazas (200 g) azúcar en polvo
• 1/2 cdta. extracto de vainilla
• 1/2 cdta. sal, si usas mantequilla sin sal
• jugo de limón, opcional

 

PREPARACIÓN:
  1. En un bowl grande bate el queso crema y la mantequilla, a velocidad media-baja hasta que quede suave y mezclado, 1-2 min. Anda raspando los lados del bowl según sea necesario.
  2. Agrega la vainilla, sal y 1 taza de azúcar flor tamizada (pasada por colador) sobre la mezcla de queso crema y mantequilla. Bate a baja velocidad para mezclar, agrega la segunda taza de azúcar y sigue batiendo. Luego aumenta la velocidad a media-alta y bate hasta que quede suave y cremoso, 1-2 min. No batas mucho más porque puede empezar a ponerse medio líquido.
  3. Prueba el glaseado, y añade un poco de jugo de limón y rectificar dulzor. Puedes añadir otra taza de azúcar si quieres también.

NOTAS:

– Puedes usarlo de inmediato, o guardarlo en un tupper cerrado en el refrigerador por unos 5 días. Deja un rato a temperatura ambiente antes de usar, para suavizarlo.
– Esta receta rinde 2 tazas de glaseado aprox., suficiente para un queque rectangular de 22 x 33 cm, o para rellenar y cubrir un pastel de 3 capas de 15 cm. de diametro o uno de 2 capas de 20 cm. de diámetro.
También alcanza para 1 docena de cupcakes.

VARIACIONES:

Como me sobró un poco del frosting que hice hoy para mi carrot cake de 3 pisos que ya luego subo la receta, aproveché de experimentar con distintos sabores:

– Frosting Matcha: Omite la vainilla y agrega 1 cucharada de té verde matcha junto al azúcar en polvo.
– Frosting Betarraga y Berries: Tengo un polvo que trae un mix de distintos berries y betarraga en polvo que lo dejó de un hermoso rosado!
– Frosting Cítrico: Omite la vainilla y agrega ralladura de limón, lima, naranja, mandarina o clementina al gusto.
– Frosting Chocolate: Agrega al bowl 1-2 cucharadas de cacao amargo en polvo tamizado.

Siéntete libre de ocupar tu imaginación y experimenta tus propias mezclas favoritas!

Author: Yasmin

Para más recetas y datos sígueme en mi Instagram :)

Mi nombre es Yasmin Rebolledo, estudié Ingeniería Comercial + MBA, y luego hice el curso de instructora de yoga. Desde que tengo uso de razón que he estado ligada al deporte y actividad física. Pero no fue hasta que me metí en el mundo del yoga que realmente me interesé en profundidad en el tema de la comida y la nutrición, y la inmensa conexión que existe entre el bienestar físico y mental. Y es que la unión de estos factores logran que llevemos una vida con mayor energía, alegría y paz.

Posts Relacionados:

Comments

comments

Leave a Reply