La sal de mesa, puro veneno

himalayan_saltHe tratado de dejarla, de disminuir su consumo o al menos reemplazarla por otros aliños, pero mi grado de adicción a la sal se me ha vuelto incontrolable… no puedo comer nada que no esté bañado en un mar de sal y de la gruesa, cosa que pueda morder y degustar cada trocito.

Me he excusado por largo tiempo, pensando que como tengo la presión tan baja, no me hace daño, pero la realidad es que un consumo excesivo de este elemento no sólo puede derivar en un cuadro de hipertensión arterial, sino que también provoca otros daños, tales como rigidizar el corazón, desarrollar insuficiencia cardíaca, endurecer las arterias y además ahora me enteré que se le considera un factor en el surgimiento de cáncer gástrico.

Por otro lado, me merece la pena destacar la vital importancia que hay  que distinguir entre la sal de mesa versus la sal de mar. Dejo aquí este interesante artículo de un fascinante blog llamado The Green Bakery que leo frecuentemente:

“La sal es uno de los primeros alimentos que se evitan cuando uno busca una mejor salud, ya que siempre se la ha vinculado con enfermedades como presión alta, edemas, etc. El problema del asunto, es que casi toda la sal que normalmente se consume en las mesas es sal refinada, en otras palabras es un refinado que poco tiene que ver con la verdadera sal.

La sal de mesa o sal común es un producto refinado que esta compuesto de un 99% de cloruro de sodio, ésta pasa por un proceso de secado a una temperatura de aprox. 650 cº, la cual altera su estructura química convirtiéndola en un producto dañino para la salud. En el proceso de refinamiento se pierden la mayoría de los minerales, como el magnesio el cual se encarga de mantener el equilibrio ácido- alcalino en el organismo, además de prevenir varias enfermedades del tipo cardiaco, problemas del sistema nervioso e inmune.

La Sal de mesa al estar compuesta de un 90% cloruro de sodio desequilibrar el balance de fluidos celulares y sobrecarga los sistemas de eliminación (riñones), causando problemas como la retención de líquidos, celulitits, entre otros.

En el proceso de refinado, se le agrega hidróxido de aluminio para impedir que se aglomere y logre esa textura de “arena”, los productos derivados del aluminio se han vinculado con enfermedades degenerativas como el alzheimer, éstos también se encuentran en productos como desodorantes y lociones.

En resumen, la sal que normalmente se utiliza no es propiamente “sal” sino un subproducto refinado de la misma, que es en su mayoría puro sodio, lo cual crea un des balance en el organismo desencadenando enfermedades que se relacionan con la ingesta de ésta, como la presión alta y otros.

¿Que hacemos entonces?
Una opción es conseguir Sal… pero de buena calidad, por ejemplo la sal de mar, (no la sal de mar que venden en los supermercados) que se consiguen en algunas tiendas naturistas o en zonas costeras. Yo tuve la suerte de haberme traído sal de mar de los himalayas, que es una sal que se creo hace millones de años en la región de los himalayas y que esta libre de toda contaminación (el cual es un problema que podría presentar actualmente la sal de mar) además de tener 30% menos de sodio y más de 84 elementos esenciales como minerales y oligoelementos.

Ahora ojo, que no porque consigamos una buena calidad de Sal significa que vamos a poder abusar de ésta. Sea de la calidad que sea, un exceso siempre nos va a perjudicar, por lo tanto su uso siempre tiene que ser moderado, lo bueno de utilizar este tipo de sales, es que no tendremos que estar preocupados de estar consumiendo puro sodio y aditivos.

Esto es lo que se lee en la etiqueta de la sal de mesa:

  • Cloruro de sodio
  • Silico aluminato de sodio y/o dioxido de silicio como antiglomerante
  • Sacarosa
  • Yodato de potasio

mmm..suena saludable?”

Fuente: The Green Bakery

Posts Relacionados:

Hay momentos en el día en que me siento a pensar en las cosas buenas que tengo y lo agradecida que estoy con la vida… desde el sólo hecho de levantarme cada mañana hasta por los seres queridos que me rodean… la felicidad sólo depende del modo en que miremos y seamos agradecidos de todo lo que se nos da en la vida.

7 Comments on "La sal de mesa, puro veneno"

  1. Qué intreresante, Yasmin desconocia esto, de la sal de mesa y el cloruro de sodio, y el daño que hace a la salud. Un fuerte abrazo, amiga

  2. Guillermo says:

    Gracias!

    Yo la verdad, de siempre consumo poca sal, pero hay productos que ya llevan..pero bueno, para cocinar..siempre se pone..¡que lástima!, podría ser sal natural..del mar..¿es que es tan dificil hacer algo bien?

    Un abrazo!

  3. karolina says:

    gracias: por permitirnos saver mas de la sal…y aconsejarnos…que lastima es no poder sazonar mejor los alimentos…

  4. karolina says:

    ;; Gracias, por permitirnos saver mas sobre la sal y sus consecuencias….

  5. brenda carolina garcia castro says:

    por eso es que tenemos que leer libros, para estar mas informados sobre la salud! :D ;-] ;) ;-] ;-]

  6. Somos los que entendimos el mensaje, http://www.ecosal.com.mx y te invito a que visites este sitio.. que está buenisimo, y ahí encuentras a las personas que si hacen la sal buena..

Trackbacks for this post

  1. Mercado Paula Gourmet 2012 | Savitari

Got something to say? Go for it!