Los excepcionales beneficios de las almendras

Los excepcionales beneficios de las almendras

Este nutritivo fruto seco, fuente excelente de grasas saludables y de antioxidantes (vitamina E), ayuda a regular el colesterol y fortalece los huesos. En la cocina las almendras me encantan! ya que me prestan su delicioso sabor para hacer recetas tanto dulces como saladas.

Una ración de almendras de 30 gramos aporta 170 calorías y tiene un montón de nutrientes en proporciones más que significativas, lo que explica sus beneficiosos efectos sobre la salud. Sus grasas (54%), son las principales responsables de su aporte calórico, pero a la vez estas grasas saludables, constituyen su mayor tesoro! pues al ser mayoritariamente monoinsaturadas (65%) y poliinsaturadas (26%) ayudan a proteger la salud del corazón.

La almendra es, además, un fruto seco muy recomendable para mantener la salud del sistema músculo-esquelético, gracias a las proporciones de calcio, magnesio y fósforo. Una ración de 30 gramos –unas 15 o 20 almendras– aporta 75 mg de calcio, es decir, el 8% de las necesidades diarias (1.000 mg), proporción que dobla el aporte de la leche en el mismo peso, si bien es cierto que la leche aporta muchas menos calorías y se suele tomar en cantidades mayores. Aquí explico el mito de la “Leche y el Calcio

La mencionada ración de almendras contiene, por otro lado, 66 mg de magnesio, que cubren el 22% de las necesidades diarias (300 mg), y 136 mg de fósforo, el 20% del requerimiento. Aunque la forma más sana de consumirlas es enteras y frescas, quienes me conocen y siguen en mi cuenta de twitter, saben de mi afición por la leche de almendras! este es un alimento delicioso e interesante para la dieta, sobre todo de los niños.

Donde más la uso, es junto a mi avena en el desayuno y como reemplazo de la leche de vaca cuando hago panqueques o waffles. Si compran leche de almendras, tienen que fijarse que la proporción de azúcar añadida no sea excesiva o mejor aún, comprar la versión ‘sin endulzar’. Al menos en el supermercado Jumbo venden la marca Pacific en su versión unsweetened. Yo suelo comprar de 12 unidades en Ruta Natural, un sitio web que vende montón de marcas y variedades a un precio menor que en los supermercados.

Antioxidantes y efecto saciante

La almendra es uno de los frutos secos más ricos en la antioxidante vitamina E y aporta pequeñas dosis de varias vitaminas del grupo B.

Está especialmente indicada para diabéticos y personas obesas, ya que pueden reemplazar la harina de trigo por harina de almendras y así disfrutar de varias recetas como postres, panqueques, etc. Los estudios científicos demuestran que el consumo habitual disminuye la concentración de azúcar en la sangre. Y aunque es un alimento calórico, no favorece la obesidad.

Se ha demostrado que aún obteniendo de las almendras 320 calorías diarias durante seis meses no se produce un aumento de peso. La razón es que su contenido en hidratos de carbono –sacarosa– es muy bajo (3,7%) y el de fibra alto (15,2%), lo cual favorece la sensación de saciedad y facilita el tránsito intestinal. Ojo que parte de los nutrientes de las almendras se pierden si se tuesta o somete a cualquier otra elaboración con calor.

Delicia gastronómica

Las posibilidades de las almendras, tanto en la repostería como en la cocina salada, son tan enormes que no resulta nada extraño que el almendro sea el árbol de fruto seco más cultivado en el mundo.

Un aperitivo gana mucho con almendras, ya sean al natural, para aprovechar todas sus propiedades, o tostadas o saladas. Es asimismo la protagonista de muchos dulces tradicionales, como en el turrón, mazapán o dulce árabes que tan ricos le quedan a mi mamá.

Mi manera más recurrente de comerlas, es picar las almendras y esparcirlas sobre un bowl de yogur griego con arándanos. Este es un snack o colación perfecta para media mañana. Lo otro que es exquisito es la mantequilla de almendras, que es muy similar a la mantequilla de maní… la idea es hacerla uno, porque así te aseguras que no lleva ni aceite , ni azúcar, ni miel, ni nada.

Ensaladas crujientes

Crudas o tostadas, enteras o trituradas, las almendras son un excelente recurso en los platos salados. Pueden emplearse en salteados de verduras, guisos variados o en recetas de arroz y otros cereales.

Trituradas, enriquecen y dan consistencia a croquetas de todo tipo, como estas hamburguesas vegetarianas que a mi marido le encantan. Combinan con la mayoría de las frutas frescas y verduras de hoja verde: berros, lechugas, espinacas o rúcula.

En las ensaladas van perfecto con los quesos! Fileteadas, en palitos o trituradas son una manera de decorar muy utilizada en repostería o en la preparación de platos sofisticados. Y así como mencioné antes que utilizo mucho la leche de almendras, también es de uso recurrente en mi cocina la harina de almendras. Esta es un excelente espesante para dar consistencia a todo tipo de caldos, salsas y estofados.

Recetas

Receta fácil de Leche de almendras: Remoja 1 taza de almendras de 8 a 12 hrs. Bota esa agua y licúalas con 3 tazas de agua. Cuela con colador de tela y listo!

Receta fácil de Harina de almendras: Coloca en un procesador de alimentos o licuadora potente, almendras naturales y muele, no mucho tiempo porque separas el aceite y se vuelve más una mantequilla de almendra.

Receta fácil de Mantequilla de almendras: Sigue los mismos pasos que la harina de almendras, pero mantén por más tiempo para que quede la consistencia de mantequilla.

Posts Relacionados:

Hay momentos en el día en que me siento a pensar en las cosas buenas que tengo y lo agradecida que estoy con la vida… desde el sólo hecho de levantarme cada mañana hasta por los seres queridos que me rodean… la felicidad sólo depende del modo en que miremos y seamos agradecidos de todo lo que se nos da en la vida.

Trackbacks for this post

  1. Bitacoras.com

Got something to say? Go for it!