Mi hijo duerme en nuestra cama… y qué! ?>

Mi hijo duerme en nuestra cama… y qué!

Mi hijo duerme en nuestra cama... y qué!

Hola a todos! En este momento soy una mamá 36 años de edad, con un hijo de un año ocho meses de edad que duerme en nuestra cama, justo al medio entre medio de mi marido y yo. Sé que muchos de ustedes tienen opiniones muy radicales sobre este tipo de cosas, y es que cuando lo he contado por ahí, suelo escuchar “¿Ahh?” “¡¿Qué ?!” y “¡¿Pero cómo, hay que educar a los niños?!”.

Yo misma mientras estaba embarazada de mi Pedro, pensaba que lo mejor era que durmiera en su cama. Cuando nació tenía su moisés en el cual durmió hasta los 5 meses. Claro que estaba prácticamente anclado al lado mío de la cama. Cada vez que queríamos regalonear los dos juntos con él, lo llevábamos a la cama, y luego cuando se quedaba dormido, de vuelta al moisés. Yo había leído mucho acerca de los riesgos de dormir con una guagüita recién nacida en la cama, así que no había manera que pasara la noche con nosotros! Yo me muevo mucho en la cama y ya veía a mi marido encima del pequeñín aplastándolo. Además es muy común escuchar o leer que no es bueno propiciar el hábito de permitirle a los hijos dormir en la cama de sus papás… el famoso Dr. Spock y sus ideas.

Los meses pasaron y mi hijo pasó del moisés a la cuna – en nuestro dormitorio. Ya estaba percatándome que no lo quería muy lejos mío. La sola idea de ponerlo en su propia pieza me producía taquicardia. Bueno esto también se debe a que mi casa tiene solo la pieza principal en el primer piso y los dormitorios de los niños en el segundo piso. En la casa que crecí junto a mis padres y hermanos, todos dormíamos en el mismo piso, por lo que no cabe la posibilidad en mi cabeza de mandar a mi hijo para arriba.. aún así tenga montón cámaras de video y monitores apuntando cada rincón de su pieza. La decisión de dejar la cuna en nuestra pieza fue compartida con mi marido. El también quería asegurarse de que nuestro querido pequeño estaba debajo de nuestras narices en todo momento, y para estar allí si nos necesitaba.

Un día cuando nuestro hijo tenía como 8 meses de edad, despertó con fiebre… horror!!! nunca se había enfermado porque como le daba leche materna y a libre demanda, tenía sus defensas muy altas. Pero claro, alguna vez tenía que enfermarse. Ese mismo día por la noche estaba un poco mañoso y yo como mamá primeriza estaba algo asustada que no le subiera la fiebre, que respirara bien, etc… Y Pedrito, más regalón que de costumbre, pedía leche a cada rato. Fue ese el momento cuando decidí acostar al nene en nuestra cama. A la mañana siguiente tuvimos el despertar más tierno y placentero del mundo… con mi marido mirábamos al medio y estaba nuestro hijo abriendo sus ojitos y con una sonrisa de esas que provocan amor infinito.

A los pocos días, cuando ya estaba completamente mejorado, sentí que mi hijo me miraba astutamente como diciendo “¿Me vas a hacer dormir nuevamente en la cuna, mamá?” Y es que después de pasar cuatro maravillosas noches acurrucado junto a la mujer que lo dio a luz y su papá, él había tomado una decisión: no iba a ninguna parte. No lo dijo con estas palabras, pero yo casi podía leer su mente. En todo caso yo ya sabía que no lo sacaría de mi lado. De hecho, algo químico había cambiado nuevamente dentro de mí. Me encontraba aún más conectada con el hecho de que un pequeño cuerpecito caliente estaba acurrucado junto a mí en la noche y con un olorcito a bebé y alegría tan rico y agradable, que sería imposible de apartar. En cuanto a los posibles codazos o patadas de mi marido, automáticamente él entró en un estado inconsciente en el que se transformó casi en una momia.

He leído bastantes estudios donde afirman que los niños que duermen con sus padres (ya sea en la misma cama o habitación), muchas veces son más seguros, ya que siempre que necesitaron a sus padres, ellos estuvieron presente. Eso de dejarlos llorar hasta que se “acostumbren”, muchas veces crea niños más inseguros que solo pararon de llorar por darse (lastimosamente) cuenta que nadie los atenderá hasta que se duerman. Con esto no diga que el niño no pueda tener su pieza y dormir en ella, pero cada guagua es distinta y lo ideal es respetar sus tiempos y necesidades.

Desde el punto de vista más práctico, lo que hago muchas veces es acostarme con él, contarle varios cuentos y una vez que se duerme, le pongo 500 almohadas alrededor y luego puedo ir a comer, conversar con mi marido, ver TV… otras veces se demora tanto en quedarse dormido, que hago el esfuerzo de no dormirme yo antes que él.

La clásica frase de que los niños crecen muy rápido es tan cierta! así que yo quise aprovechar a mi hijo al 100%. Más pronto de lo que me imagine, se convertirá en un adolescente… y no va a querer dormir con mamá y papá para siempre de todos modos. Si yo sentí la necesidad de querer dormir con mi hijo, porque no dejarme llevar? Después de 1 año durmiendo con él, la felicidad que siento cuando se apoya sobre mi hombro, o cuando me toma de la mano para dormir, es eterna… con mi marido lo vemos dormir y siempre decimos lo mismo: “Qué rico tenerlo con nosotros”. Y es que siempre despierta de muy buen humor! Primero se sienta con cara de sueño, entre abre los ojos, nos mira, se ríe y se vuelve a acurrucar.

Creo firmemente que la paternidad no se trata del cuidado excesivo o no cuidar lo suficiente, se trata de ser inteligente e intuitivo suficiente para tomar mejores decisiones sobre de qué preocuparse, mirando la educación como un todo. Cada situación es distinta y cada par de padres hará lo que estime mejor.

Ahora estoy embarazada nuevamente y en noviembre nacerá el hermanito de Pedro… ya me estoy imaginando como será darle leche a mitad de la noche a la guagua, mientras Pedro esté cruzado en la mitad de la cama. Hace unos días compré una cama de transición, de esas más pequeñitas y bajas. Por supuesto la voy a poner en nuestra pieza e iré viendo que tal le parece a mi hijo. Quiero que esté disponible y se vaya acostumbrado de a poco. Pero bueno, eso lo veré en el camino :)

Author: Yasmin

Para más recetas y datos sígueme en mi Instagram :)

Mi nombre es Yasmin Rebolledo, estudié Ingeniería Comercial + MBA, y luego hice el curso de instructora de yoga. Desde que tengo uso de razón que he estado ligada al deporte y actividad física. Pero no fue hasta que me metí en el mundo del yoga que realmente me interesé en profundidad en el tema de la comida y la nutrición, y la inmensa conexión que existe entre el bienestar físico y mental. Y es que la unión de estos factores logran que llevemos una vida con mayor energía, alegría y paz.

Posts Relacionados:

Comments

comments

4 thoughts on “Mi hijo duerme en nuestra cama… y qué!

  1. Comparto completamente tus palabras.. Dormimos con los 2 niños y es realmente exquisito mirarlos dormir, abrazarlos hasta el cansancio, verlos despertar . Saben que tienen su pieza y algún día querrán ser independientes.. Pero que sepan que hay un espacio siempre para llegar cuando quieran

  2. Trato de sentirme menos culpable al leer tus palabras, pero me cuesta… la sicologa me dijo… le estas enseñando a tu hijo que solo está seguro cuando están los tres en la misma habitación… madre ansiosa cria hijo ansioso… :( y bueno, estamos esperando que se vaya el invierno para intentar dejarlo en su habitación. Ya me traje su cama a la nuestra… porque los tres estabamos bien incomodos, él ya tiene 2 años y 3 meses… obviamente durante la noche, si despierta, se pasa a nuestra cama y no hay problemas, cuando esté en la pieza del lado (jamas estaria en otro piso) creo que pasará lo mismo, no lo se… espero que todo salga bien y sea lo mejor, que el tenga su pieza y tenga su espacio dicen que es lo mejor para el… y lo intentare, aunque muero de pena… quizas nos acostumbremos…

  3. Tengo un bb de 3 meses y medio, es un exquisito y recuerdo en la primera visita a su pediatra decirme que el bb tenia que dormir en su cuna fuera del alcance de los papas para criarlo independiente, pero con mi marido dijimos que era muy pequeño y le podía pasar cualquier cosa en otro lado que no fuera nuestra cama,comparto al 100% la postura de dormir con el bb al lado ya que se crían más regalones y cariñoso con los padres. Muchas personas lo critican porque se acaba la vida íntima de pareja, pero eso depende de cada matrimonio, ya que la magia muchas veces puede ser mejor. Saludos.

  4. Me encanta tus páginas y lo que haces!, eres tan amorosa <3 te sigo en snapchat jiji, mi hija tiene un año y 6 meses y duerme con nosotros también, y nos encanta siempre decimos lo mismo, que nos encanta dormir con nuestra hija y además aún mantengo la LM, besitos gracias por compartir :)

Leave a Reply