Sigo mi sueño… ?>

Sigo mi sueño…

Hoy, luego de mi habitual clase de spinning, me cambié de sala para estirar y elongar un poco mi cuerpo con algunas de mis asanas favoritas.

En plena concentración y prestando atención a mi cuerpo, a mis sensaciones, y a la correción de las posturas que iba practicando, entró a la sala una profesora de yoga, que al verme tratando de alcanzar ciertas posiciones, sin más me preguntó mi edad… 29 años, le respondí y veo que hace una señal negativa con su cabeza, llevándola de lado a lado. Al preguntarle que sucede, me dice que no pierda el tiempo, porque a mi edad ya es imposible que logre algunos de mis objetivos yoguísticos.

El cuerpo realmente queda predestinado a cierta movilidad, a esta edad? espero que no, porque estoy buscando el lugar adecuado para inscribirme el próximo año, en un instructorado de yoga. Quizás sólo tengo que hacer como el sapo que corría una difícil carrera:

Érase una vez una carrera de sapos en el país de los sapos. El objetivo consistía en llegar a lo alto de una gran torre que se encontraba en aquel lugar. Todo estaba preparado y una gran multitud se reunió para vibrar y gritar por todos los participantes. En su momento se dio la salida y todos los sapos comenzaron a saltar. Pero como la multitud no creía que nadie llegara a la cima de aquella torre pues ciertamente, era muy alta, todo lo que se escuchaba era: “no lo van a conseguir”, qué lástima, está muy alto, es muy difícil, no lo van a conseguir”. Así la mayoría de los sapitos empezaron a desistir. Pero había uno que persistía, pese a todo, y continuaba subiendo en busca de la cima.

La multitud continuaba gritando: “es muy difícil, no lo van a conseguir”, y todos los sapitos se estaban dando por vencidos, excepto uno que seguía y seguía tranquilo cada vez con más fuerza. Finalmente fue el único que llegó a la cima con todo su esfuerzo. Cuando fue proclamado vencedor muchos fueron a hablar con él y a preguntarle como había conseguido llegar al final y alcanzar semejante proeza. Cual sería la sorpresa de todos los presentes al darse cuenta que este sapito era sordo.

 

Foto: Valerie Greeley

Author: Yasmin

Para más recetas y datos sígueme en mi Instagram :)

Mi nombre es Yasmin Rebolledo, estudié Ingeniería Comercial + MBA, y luego hice el curso de instructora de yoga. Desde que tengo uso de razón que he estado ligada al deporte y actividad física. Pero no fue hasta que me metí en el mundo del yoga que realmente me interesé en profundidad en el tema de la comida y la nutrición, y la inmensa conexión que existe entre el bienestar físico y mental. Y es que la unión de estos factores logran que llevemos una vida con mayor energía, alegría y paz.

Posts Relacionados:

Comments

comments

5 thoughts on “Sigo mi sueño…

  1. ::;
    Pues dejame decirte Yasmin que esa persona que te hablo no parece una profesora y menos de yoga. No le hagas caso y segui como el sapito sordo, estoy segura que lograras tus metas y quien sabe el dia de mañana le estés enseñando posturas de yoga a la profe esa.

  2. No se cuales son tus objetivos pero espero que los consigas. Si bién, como profesor de educación física he de decirte que la flexibilidad es una capacidad física que disminuye con la edad, aunque el entrenamiento puede retrasar esa involución. En cualquier caso, creo que para hacer yoga no hay que ser un contorsionista, es algo más que eso.
    Un saludo y ánimo.

  3. Hola! déjame decirte que esa profesora está muy equivocada. Yo tengo casi tu misma edad, y desde que practico yoga cada vez soy más flexible… El Yoga es algo que puedes practicar toda la vida, y no se reduce a estirarse hasta el infinito :)

  4. Gracias a todos!! yo sé que la flexibilidad se va perdiendo con la edad, pero por eso mismo es que me entreno a diario… porque sé lo importante que es para la salud el tener un cuerpo elástico.

    Y claro, el Yoga es mucho mucho más que tan sólo lograr tocarse las punta de los pies…

    Tan sólo me ha llamado la atención, que una profesora de yoga, tenga ese punto de vista…

    Un beso a todos!!

  5. Savitari!! no le hagas caso a esa persona! de seguro no conoce el yoga. El yoga es para todos!!! y no hay edad, el cuerpo está hecho de agua y está preparado en cualquier minuto para reinventarse, así como el ser.
    En Londres mi hermana entraba a la sala de yoga a practicar y veía a un caballero de 70 años practicando ashtanga de manera marvillosa, el tipo volaba por la sala y era el orgullo del centro.
    Tengo 34 y espero que me queden muchas décadas de yoga por delante.
    Besos.

Leave a Reply