Turismo interior ?>

Turismo interior

Tengo la suerte de tener una hermana tripulante de Lan que me lleva a viajar por el mundo con ella. Nuestro últimos y más recientes viajes fueron a New York, Isla de Pascua y Nueva Zelanda… y que mejor que ausentarse un poquito de este congelado invierno, para disfrutar y contemplar estos misteriosos lugares.

En cada ciudad, he conocido, probado, comido y compartido … y así me he fascinado descubriendo los más deslumbrantes paisajes y culturas. Tanto exterior, me ha llevado a una intensa expedición interior…

Por ahí encontré un libro que comparaba la vida con un viaje en tren. Una comparación extremadamente interesante cuando es bien interpretada.

Interesante, porque nuestra vida es como un viaje en tren, llena de embarques y desembarques, de pequeños accidentes en el camino, de sorpresas agradables, con algunas subidas y bajadas tristes.

Cuando nacemos y subimos al tren, encontramos dos personas queridas que nos harán conocer el viaje hasta el fin: nuestros padres.

Lamentablemente, ellos en alguna estación se bajaran para no volver a subir más. Quedaremos huérfanos de su cariño, protección y afecto. Pero a pesar de esto, nuestro viaje debe continuar; conoceremos otras personas interesantes, durante la larga travesía, subirán nuestros hermanos, amigos y amores.

Muchos de ellos solo realizaran un corto paseo, otros estarán siempre a nuestro lado compartiendo alegrías y tristezas. En el tren también viajarán personas que andarán de vagón en vagón para ayudar a quien lo necesite.

Muchos se bajaran y dejaran recuerdos imborrables. Otros en cambio viajaran ocupando asientos, sin que nadie perciba que están allí sentados. Es curioso ver como algunos pasajeros a los que queremos, prefieren sentarse alejados de nosotros, en otros vagones. Eso nos obliga a realizar el viaje separados de ellos. Pero eso no nos impedirá, con alguna dificultad, acercarnos a ellos. Lo difícil es aceptar que a pesar de estar cerca… no podremos sentarnos juntos, pues muchas veces otras son las personas que los acompañaran.

Este viaje es así, lleno de atropellos, sueños, fantasías, esperas, llegadas y partidas. Sabemos que este tren solo realiza un viaje: el de ida.

Tratemos, entonces de viajar lo mejor posible, intentando tener una buena relación con todos los pasajeros, procurando lo mejor de cada uno de ellos, recordando siempre que, en algún momento del viaje alguien puede perder sus fuerzas y deberemos entender eso. A nosotros también nos ocurrirá lo mismo seguramente. Alguien nos entenderá y ayudara. El gran misterio de este viaje es que no sabemos en cual estación nos tocara descender.

Será cuestión, quizás, de intentar tener un viaje lo más tranquilo posible, conservar la calma aunque llueva mucho, y sentirnos en paz con nosotros mismos de tal modo que, cuando nos llegue el momento de desembarcar definitivamente dejando nuestro asiento vacío, queden lindos recuerdos de nosotros en todos nuestros compañeros de viaje, ocasionales o permanentes.

Author: Yasmin

Para más recetas y datos sígueme en mi Instagram :)

Mi nombre es Yasmin Rebolledo, estudié Ingeniería Comercial + MBA, y luego hice el curso de instructora de yoga. Desde que tengo uso de razón que he estado ligada al deporte y actividad física. Pero no fue hasta que me metí en el mundo del yoga que realmente me interesé en profundidad en el tema de la comida y la nutrición, y la inmensa conexión que existe entre el bienestar físico y mental. Y es que la unión de estos factores logran que llevemos una vida con mayor energía, alegría y paz.

Posts Relacionados:

Comments

comments

7 thoughts on “Turismo interior

  1. Buena analogía con la vida, me hace mucho sentido. Estamos, como dices, en un mismo tren, a veces, en vagones separados, pero desde que embarcamos, siempre juntos.

    BTW, que buena foto !, new zealand ?

  2. Yas!,,, me alegro mucho que hayas tenido la posibiliad de viajar y ahora más que nunca(invierno) época que ha sido bastante dura en cuánto a las Tº,,,
    te cuento que mi hermano del medio también hace poco entro a LAN y ya! está volando… en sobrecargo

    Referente al escrito y al tema que te refieres…. me parecio muy sensible y cierta la mirada desde que nuestra vida en parte trascurre como lo hace un tren’…. el cual nos otorga movilidad, dinamismo y experiencias que van, suman, restan o algunas que sin saber el por qué aparecen y en otras instancias se mantienen
    Lo escencial es poder cada día tener la claridad de que en cada subida o finalmente la bajada, estemos dispuestos a valorar lo que ha sido y tener la convicción que lo que ha sido y súcede es porque el destino y Dios quiso que fuese así!

    Besito, naTy
    pd: visita mi Blog’ cuándo tengas tiempo, hay escritos
    nuevos que he subido… lo actualizo cada cierto tiempo

  3. Qué inspirado tu post, me gustó mucho. Ver la vida de esa forma, como un viaje, nos hace más conscientes de los momentos que vivimos con los que llegan a nuestro lado y eso es maravilloso, pero si vamos en ese tren adormecidos, no disfrutaremos del paisaje ni menos de los recuerdos de quienes viajan a nuestro lado. Hermoso. Namasté.

  4. Precioso el viaje en tren.. yo me quede en la estación de mis hijas.. y tengo muchas ganas de coger la próxima ruta.. y seguir viajando con mi compañero de viajeeee…
    Precioso guapaaa
    Namaste!!!
    Om shanti!!

  5. Esas personitas tan significativas en nuestras vidas, algunas en el día a día son irreemplazables, de algunas serás consciente con el paso del tiempo cuando la distancia, el tiempo o las circunstancias te alejen de ella. En tu relación con estas personitas ten siempre un abrazo, una sonrisa y una buena conversación, haz ese momento valioso, inocente y que valga la pena… solo así la recordarás y te recordarán con una feliz nostalgia. La vida es caprichosa y a veces no es posible ni siquiera despedirse.

Leave a Reply