Un tercero en mi pieza ?>

Un tercero en mi pieza

Cuando me casé supe que a pesar de todo lo maravilloso que me traería el matrimonio, debería acostumbrarme a compartir ciertas actividades que solía disfrutar yo sola. La primera situación surgió cuando tuvimos que tomar la decisión de tener o no, la televisión en el dormitorio. En un principio y llevados por todos los ideales de una pareja recién casada, intentamos abstenernos de la tv, para supuestamente no perder la comunicación”. Pero no alcanzó a pasar más que un par de semanas, cuando un día con valentía, concluímos que extrañabamos la transmisión.

Ahora el asunto apuntaba a quien se apropiaría del control remoto. Por suerte, él no es de esos típicos hombres que se pasean por todos los canales, sin poder decidirse cual dejar. Lo bueno es que tenemos gustos bien parecidos y preferimos ante todo ver alguna de nuestras series, como por ejemplo Lost, Heroes, Dexter, Desperate Housewives, Big Love, 24, Brothers and Sisters, Flashpoint, Dr. House, Prison Break, Battlestar Galactica, etc… y varias más. Y es que no hay nada más rico que en un frío día de invierno, llevarse la bandeja con el almuerzo a la cama y ver algo de lo que hemos bajado por el computador.

Lo que encuentro un poco más difícil, es cuando uno de los dos quiere descansar y el otro está pegadísimo viendo tele hasta tarde. Se vuelve imposible conciliar el sueño, con esos luminosos flashes que lanza la pantalla en la oscuridad… lo único que provocan es un desagrado que no es lo más recomendable antes de dormir.

Estoy de acuerdo que en algunos casos no es aconsejable, ya que puede frenar la comunicación, evitando conversar y profundizar el diálogo debido a la distracción que genera y el silencio que conlleva. Pero para que no cumpla una función de escape, la televisión debe ser vista como un momento de diversión.  En fin, no creo que la televisión, sea una enemiga en mi relación, ni vaya a ser la culpable de la lejanía entre una pareja, ya que esta siempre está la opción de apagarla.

¿Qué hacer? Tener dos teles y audífonos, me parece extremo. No tener tele, igual es una lata, porque no hay como tirarse en la camita a ver algo entretenido para relajarse. ¿Dormir separados? no way. Entonces, ¿qué queda? Parece que aprender a compartir o armarse de paciencia no más.

Author: Yasmin

Para más recetas y datos sígueme en mi Instagram :)

Mi nombre es Yasmin Rebolledo, estudié Ingeniería Comercial + MBA, y luego hice el curso de instructora de yoga. Desde que tengo uso de razón que he estado ligada al deporte y actividad física. Pero no fue hasta que me metí en el mundo del yoga que realmente me interesé en profundidad en el tema de la comida y la nutrición, y la inmensa conexión que existe entre el bienestar físico y mental. Y es que la unión de estos factores logran que llevemos una vida con mayor energía, alegría y paz.

Posts Relacionados:

Comments

comments

6 thoughts on “Un tercero en mi pieza

  1. Dificil pregunta!!
    Nosotros, también tenemos un televisor en el dormitorio, pero nunca lo usamos….nuestro peligro es más el computador, mi marido tiene el suyo y yo el mio y nos cuesta desconoectarnos!! jeje

    y vemos muchas peliculas y todas las vemos en el computador y juntos. a veces grabamos peliculas y vemos en cama, que es tan agradable de hacerlo!

    Besitos y que tengas una linda semana!!! :D

  2. No, no…yo creo que siempre hay que saber convertir lo negativo en positivo y eso que has descrito explica claramente cómo.

    Suerte que tenés similitudes ambos, pero si llegara el momento de encontrar diferencias, la cuestión es saber encontrar el punto para equilibrarlo.

    Un rayo de luz

  3. Yasmin, nosotros también tenemos la tv en el cuarto, y efectivamente sucede que a veces se dan estas situaciones; con los años hemos llegado a un acuerdo casi tácito. El que empieza a ver primero es el que escoge que programa ver, obviamente, considerando la opinión del otro, y en caso uno se quedé dormido antes, pues el otro apaga la luz y pone el volumen bajo.
    Besitos,

  4. Jejeje no pues es cuestión de costumbre y de la comunicación, a mi me pasa lo mismo pero siempre bajo el volumen ;) creo que te acostumbras, pero es parte de todo esta experiencia. Suerte con el poder de la TV la otra solucion es no tener tele en el cuarto.

    Saludos!!

  5. Hola Savitari!
    yo nunca transé!!! jamás hubo tele en mi pieza así que no la hubo cuando nos fuimos a vivir juntos con Nirav, menos ahora que el stress invade a las personas.
    Yo soy además maniática, porque hasta en los hoteles tengo que desenchufar la tv, la siento incluso apagada.
    Ha sido una excelente decisión, una rica sala de estar donde está la tv, y si hay ganas de ver una peli en la camita, con el portable en la pieza no hay problema…
    Con tanta separación matrimonial alrededor hay que estar atento a los factores que potencian una mala comunicación, la tele es un gran culpable en eso.
    Abrazos.

  6. Yo creo que los culpables de las separaciones no son los aparatos electronicos (ni tele ni compu) sino las personas. El remedio, segun creo yo, es estar atento y equilibrar. Saber encontrar más allá de las tareas personales de cada uno, el momento para comunicarse profundamente. 10 minutos de buena comunicación valen por todo un día de “tratar” o “hacer como se debe”comunicarse.
    Saludos a todos!

Leave a Reply